Serie: Educándonos para poder educar en nuestras comunidades

♦ Negligencia ♦

Serie educandonos-textLa negligencia es un tipo muy común de abuso infantil, se estima que más niños sufren de esta clase de abuso, que de abuso físico y sexual combinado. Mas sin embargo, las victimas no se identifican a menudo, sobre todo porque la negligencia es un tipo de maltrato infantil que es un “acto de omisión” o de “no hacer algo”.

El abandono, es un patrón de no poder satisfacer las necesidades básicas de un niño, un solo acto de negligencia no puede ser considerado abuso infantil, pero la negligencia repetida es sin duda abuso infantil. Hay 3 tipos básicos de abandono, la negligencia física, negligencia educativa y negligencia emocional. Por ejemplo; 

La negligencia física abarca  a no proporcionar alimentación, ropa apropiada según la temporada del clima, supervisión, una vivienda higiénica y segura, cuidados médicos según sea necesario.

La negligencia educativa es no matricular a un niño en edad escolar en la escuela o para proporcionarle a que reciba educación especial si es necesario, esto también incluye permitir un exceso de ausencias para ir a la escuela.

La negligencia emocional,  se refiere a no proporcionar proveer apoyo emocional, esto incluye las necesidades emocionales del niño y no proporcionar cuidado psicológico si fuera necesario.

 

Red Interactiva PCNE©

Proyecto PCNE©

N. Meschwitz – L.Schz

Derechos Reservados

Anuncios

Serie: La importancia de la Autoestima

La autoestima es la imagen  y lo que pensamos de nosotros mismos, cual comprende ideas y sentimientos estos pueden estar en positivas y negativas. Mientras más positiva sea los sentimientos de uno mismo, mayor es su autoestima, pero mientras sean más negativos los sentimientos menos es la autoestima.

Muchas veces sentimientos de uno mismo son difíciles de expresar o de explicar, y eso es porque se es una persona original, no hay nadie más en el mundo como uno. Y esto es una gran razón para que cada uno de nosotros nos siéntanos orgulloso.

La autoestima en ocasiones afecta en nuestro vivir, por ejemplo; cuando se piensa, actúa y se siente acerca de si mismo y de los demás. El éxito que se tenga que alcanzar y las metas de la vida. Al contar con una alta autoestima la persona pueda sentirse eficaz, productivo, capaz y demás. Al contar con una baja autoestima se puede sentir ineficaz, inútil, incompetente, rechazado etc. Etc.

Recuerde que la autoestima se puede mejorar, cuando no permitamos que los errores del pasado nos impidan seguir adelante, cada uno de nosotros, debemos de aprender a sentirnos bien acerca de nuestra persona.

Existen factores que afectan a la autoestima, ya que la autoestima se basa en las experiencias únicas en su género como en las relaciones con otros que se hayan vivido. Por ejemplo, en el hogar, la vida social, en la escuela, el trabajo, la sociedad y en general.

Es importante que cada uno de nosotros aceptemos los desafíos, mantener la confianza y ser flexible.

Cuando las personas suelen tener baja autoestima, los efectos de esta es que llegan a sentirse con poca fe en sus propios talentos, con pensamientos condenables a que fracasaran, porque tal vez en algún momento fracasaron en el pasado, con la falta de confianza en si mismos, da a hacer el poco esfuerzo o ninguno en la realización por ejemplos de proyectos o en la busca de metas. Algunas personas no reconocen sus propios logros, donde se llega a pensar que la persona provoca que pasen cosas, no que esas cosas pasen por hacer que pasen.

Los efectos de la baja autoestima crean un ciclo negativo por ejemplo, falta de confianza, mal rendimiento, imagen errónea de sí mismo y de los demás, amargura, vida solitaria. Pero el ciclo puede romperse si usted toma medidas positivas para elevar su autoestima.

Es importante que se auto evalué su propio nivel de auto estima como contestando las siguientes preguntas:

¿Le hiere mucho cuando lo critican?

¿Usted es tímido o muy agresivo?

¿Trata usted de esconder sus sentimientos de las demás personas?

¿Trata de echarles la culpa de sus errores como decisiones a otras personas?

¿Busca excusas para no cambiar?

¿Continuamente desea que pudiera cambiar su apariencia física?

¿Se alegra o disfruta cuando otras personas fracasan?

Si Usted contesto que si a la mayoría de esas preguntas, probablemente necesita mejorar su autoestima.

Pensar positivamente de uno mismo es importante, identifique y acepte sus puntos fuertes como débiles, todo el mundo los tienen. Adopte metas realistas, alcáncelas adquiriendo habilidades nuevas y desarrollando las que ya tiene. Adopte la actitud que si puede, dese tiempo suficiente para alcanzar sus metas personales, siéntase orgulloso por sus éxitos tanto por los grandes como pequeños. Tómese descansos por ejemplo el estar solo consigo mismo, con sus pensamientos y con sus sentimientos. Adopte actividades que pueda disfrutar solo, aprenda a disfrutar de su propia compaña.

Ponga atención a sus pensamientos como emociones, actué cuando usted piense que es el momento correcto. No trata de ser otra persona, respétese a usted mismo, siéntase orgulloso de que es. Aprenda a amarse a usted mismo, acepte sus errores y aprenda de ellos. No adopte a dar una tendencia de exagerar a sus errores, acepte sus éxitos y sus fracasos.

Recuerde que usted puede mejorar su autoestima, ¡vale la pena!

Red Interactiva PCNE©

Proyecto PCNE©

-Lombardo – Schz.

Derechos Reservados

Serie:¿Qué hacer si su hijo(a) está molestando o intimidando a otros?

Family by Romero Britto©

Family by Romero Britto©

• Aclárele a su hijo que usted toma seriamente los actos de molestar o intimidación y que no tolerará dichos comportamientos.

• Desarrolle reglas claras y coherentes dentro de su familia para el comportamiento de sus hijos. Elogie y respalde a sus hijos cuando sigan las reglas y utilice consecuencias no- físicas ni hostiles para las violaciones a dichas reglas.

• Pase más tiempo con su hijo/hija y supervise y vigile cuidadosamente sus actividades. Averigüe quiénes son los amigos de su hijo y cómo pasan su tiempo libre.

• Promueva los talentos de su hijo alentándolo(a) a participar de actividades pro-sociales (tales como clubes, fraternidades sociales,  lecciones de música, deportes no violentos).

• Comparta sus preocupaciones con el docente, consejero y/o director de la escuela de su hijo(a). Trabaje con ellos para enviar mensajes claros a su hijo(a) de que sus actos de molestar o intimidación deben cesar.

• Si usted y/o su hijo(a) necesitan ayuda adicional, hable con un consejero escolar y/o profesional de salud mental.

Proyecto PCNE©

-Schz- J. Meschwitz

Derechos Reservados

Serie: Mitos comunes sobre niños que molestan o intimidan

 

“Los niños que molestan e intimidan son solitarios”

• En realidad, las investigaciones indican que los niños y jóvenes que molestan o intimidan no están socialmente aislados.

• Ellos informan que tienen amigos y que les resulta más sencillo hacer amigos que los niños y jóvenes que no participan de actos de molestar o intimidación.

• Los niños y jóvenes que molestan o intimidan usualmente tienen un pequeño grupo de amigos de apoyan o alientan sus actos de molestar o intimidación

“Los niños que molestan o intimidan tienen baja autoestima”

• En realidad, la mayor parte de las investigaciones indica que los niños y jóvenes que molestan o intimidan tienen una autoestima promedio o por encima del promedio.

• Las intervenciones que se concentran en aumentar la autoestima de los niños que molestan o intimidan probablemente resulten ineficaces para detener el comportamiento de molestar o intimidación.

Los Actos de Molestar o Intimidar y Otros

Comportamientos Violentos y/o Antisociales

Las investigaciones muestran que los actos de molestar o intimidación pueden ser la señal de alerta de otros comportamientos antisociales y/o violentos más graves. Los niños que frecuentemente molestan o intimidan a sus pares son más proclives que otros a:

• Involucrarse en peleas frecuentes

• Resultar heridos en una pelea

• Cometer actos de vandalismo sobre la propiedad

• Robar propiedad de otros

• Beber alcohol

• Fumar

• Faltar a la escuela sin permiso

• Abandonar la escuela

• Portar un arma

Las investigaciones también muestran que:

• Los niños que molestan o intimidan son más proclives a informar que portan armas por razones de riesgos, como por ejemplo para ganar respeto o para atemorizar a otros.

• Los varones que fueron identificados como promotores de actos de molestar o intimidar en la escuela media tuvieron cuatro veces más probabilidades de tener una condena criminal a los 24 años que sus pares no protagonistas de actos de molestia o intimidación.

Proyecto PCNE©

-Schz

Derechos Reservados


Serie: Características de los Niños que Molestan o Intimidan

 

El acto de molestar o intimidar (Bullying) es todo comportamiento agresivo que sea este intencional y que implique un desequilibrio de poder o de fuerzas. Típicamente, es un comportamiento repetitivo.  Los actos de molestar o intimidar pueden tomar diversas formas tales como: golpear o empujar (molesta o intimidación física); burlar o insultar (molestia o intimidación verbal); intimidación a través de gestos o exclusión social (molestia o intimidación no-verbal o emocional); y enviar mensajes insultantes por correo electrónico (“ciber-intimidación”).

No existe una causa única para los actos de molestar o intimidar entre los niños. Al contrario factores individuales, familiares, de pares, escolares y comunitarios pueden poner a un niño/niña o joven en riesgo de ser molestado(a) o intimidado(a) por sus pares.

Características de los Niños que Molestan o Intimidan

Los niños que molestan o intimidan a sus pares en forma periódica (admiten molestar o intimidar más que ocasionalmente) tienden a:

• Ser impulsivos, exaltados, dominantes

• Frustrarse con facilidad

• Carecer de empatía

• Tener dificultad para seguir reglas

• Ver la violencia de un modo positivo

Los varones que molestan o intimidan tienden a ser físicamente más fuertes que los demás niños.

Factores de Riesgo Familiares para los Actos de Molestar o Intimidación

Los niños que molestan o intimidan tienen mayores probabilidades que sus pares que no molestan ni intimidan de vivir en hogares donde existe:

• Una falta de calidez y participación de parte de los padres

• Conductas parentales extremadamente permisivas (incluyendo una falta de límites para el comportamiento de los niños)

• Falta de supervisión de los padres

• Disciplina estricta y física

• Un modelo de comportamiento de molestia e intimidación

Factores de Riesgos de Pares para los Actos de Molestar e Intimidación

• Los niños y jóvenes que cometen actos de molestar e intimidación son más proclives a tener amigos que molesten e intimiden también y que tengan actitudes positivas hacia la violencia.

Proyecto PCNE©

-Schz

Derechos Reservados


Serie: Señales que su hijo(a) esta siendo molestado o intimidado

j0232446

Posibles señales de alarma de que un niño está siendo molestado o intimidado:

• Vuelve a casa con prendas de vestir, libros u otras pertenencias rotas, dañadas o faltantes

• Presenta moretones, cortes o rasguños inexplicables

 • Tiene pocos, o ningún amigo(a), con el cual pasa su tiempo

 • Parece temeroso(a) de ir a la escuela, de caminar hacia y desde la escuela, de subir al autobús escolar o de participar de actividades organizadas con pares (tales como clubes) 

 • Toma una ruta larga, “ilógica” cuando camina hacia y desde la escuela

 • Ha perdido interés en el trabajo escolar o de pronto comienza a tener un rendimiento bajo en la escuela

 • Parece estar triste, de humor cambiante, lloroso(a) o deprimido(a) cuando vuelve a casa

 • Se queja frecuentemente de dolores de cabeza, dolores de estómago y otras dolencias físicas

• Tiene problemas para dormir o frecuentes pesadillas

 • Padece de pérdida de apetito

 • Parece ansioso y/o sufre de baja autoestima

 ¿Qué Hacer si Usted Sospecha Que Su Hijo(a) Está Siendo Molestado(a) o Intimidado(a)?

Si su hijo(a) exhibe alguna de estas señales, eso no significa necesariamente que él o ella estén siendo molestados o intimidados, pero es una posibilidad que vale la pena explorar.

¿Qué debería hacer usted?

 Hable con su hijo(a) y hable con el personal de la escuela para averiguar más sobre el tema.

 1. Hable con su hijo(a). Dígale a su hijo(a) que usted está  preocupado(a) sobre él-ella y que quisiera ayudar. He aquí algunas preguntas que pueden ser útiles para iniciar la charla:

Algunas preguntas directas:

• “Estoy preocupado(a) por ti. ¿Hay algún niño en la escuela que te esté molestando o intimidándote?”

 • “¿Hay algún niño en la escuela que se burle de ti de mala manera?”

• “¿Hay algún niño en la escuela que te deje solo(a) o que te excluya a propósito?”

 Algunas preguntas más sutiles:

• “¿Tienes algunos amigos especiales en la escuela este año? ¿Quiénes son? ¿Con quiénes pasas el tiempo?”

 • “¿Con quién te sientas a la hora del almuerzo/en el autobús?”

• “¿Hay algún niño en la escuela que no te caiga bien? ¿Por qué te cae bien? ¿Alguna vez te molestan o te dejan fuera de las actividades?”

*Los niños con discapacidades están en un riesgo mayor de ser molestados o intimidados que otros niños.

 2. Hable con el personal de la escuela de su hijo(a).

Llame o fije una cita para hablar con el docente de su hijo(a). Él o ella probablemente estarán en mejor posición para entender las relaciones entre su hijo (a) y su grupo de pares en la escuela.

Comparta sus preocupaciones sobre su hijo(a) y hágale al docente preguntas como éstas:

 • “¿Cómo se lleva mi hijo(a) con otros estudiantes de su clase?”

• “¿Con quiénes pasa su tiempo libre?”

• “¿Ha notado o alguna vez sospechó que mi hijo(a) esté siendo molestado(a) o intimidado(a) por otros estudiantes?”

Dé ejemplos de algunas formas en que los niños pueden ser molestados o intimidados para asegurarse que el/la docente no se concentre solamente en una clase de acto de molestia o intimidación (como por ejemplo la intimidación física).

 Pídale al/a la docente que hable con otros adultos que interactúan con su hijo(a) en la escuela (como por ejemplo el maestro o maestra de música, los profesores de educación física o el chofer del autobús) para ver si ellos han observado a algún estudiante molestando o intimidando a su hijo(a).

Si no se siente a gusto hablando con el/la docente de su hijo(a), o si no está satisfecho(a) con la conversación, haga una cita para reunirse con el consejero de orientación de su hijo(a) y/o el/la directora(a) para tratar sus preocupaciones.

Si obtiene información de su hijo o hija o del personal de la escuela que lo/la lleven a creer que él o ella están siendo molestados o intimidados), tome medidas rápidamente. Los actos de molestar o intimidar pueden tener efectos graves en los niños. Si después de hablar con su hijo o hija y con el personal de su escuela, usted no sospecha que su hijo(a) esté siendo molestado(a) o intimidado(a), esté alerta ante otros posibles problemas que él-ella podrían estar padeciendo. Una serie de señales de alarma antes mencionadas (por ejemplo: depresión, aislamiento social, pérdida de interés en la escuela) pueden ser señales de otros problemas serios. Comparta sus preocupaciones con un consejero en la escuela de su hijo(a)

 

Proyecto PCNE©

-Schz

Derechos Reservados


Serie: Consejos para los Padres- Bully

j0232446

Con un alto porcentaje, padres se rehúsan a informar a los administradores y personal de las escuelas sobre estos actos de Bully, especialmente cuando los estudiantes con discapacidad son las víctimas. Como padres tenemos que actuar inmediatamente. Ningún niño tiene porque tolerar estos actos de molestia e intimidación en las escuelas. Todo estudiante en los planteles educativos tiene que recibir un trato de respeto por parte de los demás estudiantes como sus maestros y  el personal de la misma.

Antes que nada usted, puede pedir una póliza referente a este tema y como la escuela actuaria en una situación que se presente, y a donde usted puede dirigir su queja, llamar o que persona usted se debe de poner en contacto.

Si su hijo(a) llegara a ser objeto de los ataques de Bully, lleve un registro de todo lo sucedido, con fechas y si es posible hora. Registre el nombre de los agresores, si su hijo(a) no puede comunicarle los nombres acompañe a su niño(a) a la escuela y que le señale a los involucrados.

Diríjase a hablar con la directora de la escuela y expóngale sobre los incidentes, no use una actitud agresiva. Cuestione sobre qué clase de investigación realizaran y en cuanto tiempo usted tendrá respuesta a su queja. Si por alguna razón no le hacen caso, inmediatamente vaya a la Oficina del Distrito Escolar de su comunidad y pida hablar con el Superintendente de Educación Especial como con la Superintendente General.

 La escuela tiene que actuar investigando estos actos, e informarle a usted que harán al respecto.  La escuela jamás tiene que tener una reunión con su niño y los que lo han estando molestando, nunca usted lo permita, porque esto de vez de ayudar intimidara y seria vergonzoso para su hijo.

 No deben de derivar a los afectados en una mediación. Estos actos de molestia o intimidación constituyen una forma de victimización no un conflicto.

 Pero el personal de la escuela debe de reunirse con su hijo para conocer los detalles y comprometerse que estará protegido ante los mismos.

 Cuando usted debe de considerar a darle partes a las autoridades de su localidad.

Considere involucrar a la policía si otro niño ha atacado físicamente a su hijo o si hay amenazas graves de lastimarlo físicamente.

• Si el problema persiste o se incrementa, y los funcionarios de su escuela son incapaces de detener el acto de molestar o intimidar, usted puede consultar a un abogado.

• Pídale a la escuela que conserve un registro escrito de todas las ofensas cometidas contra su hijo(a) en caso de que los oficiales de la ley necesiten la información para reclamos futuros.


Proyecto PCNE©

-Schz

Derechos Reservados