En EE.UU se utiliza cada vez más el uso de fármacos para tratar enfermedades mentales

Cada vez más estadounidenses con problemas psiquiátricos reciben sólo fármacos que hace una década, mientras que el uso de la psicoterapia sola o combinada con medicamentos está disminuyendo.

Se desconocen los efectos que tendrá esta tendencia, y sus causas. Pero un equipo afirma que los resultados de un nuevo estudio indican que la atención mental ambulatoria en Estados Unidos se está redefiniendo.

Los resultados, publicados en American Journal of Psychiatry, surgen de los datos de dos encuestas federales sobre la salud mental de la población realizadas en 1998 y el 2007.

En ese período, el porcentaje de estadounidenses que dijo que había tenido por lo menos una sesión de psicoterapia el año previo se mantuvo estable (alrededor del 3 por ciento en 1998 y el 2007). Pero la proporción de pacientes ambulatorios tratados sólo con fármacos creció del 44 por ciento en 1998 al 57 por ciento en el 2007.

 En tanto, el uso del tratamiento combinado (fármacos más psicoterapia) bajó del 40 al 32 por ciento en ese período, mientras que el empleo de la psicoterapia solamente cayó del 16 por ciento en 1998 al 10 por ciento en el 2007. El gasto nacional en psicoterapia también se redujo: de un total estimado de 11.000 millones de dólares en 1998 a 7.000 millones en el 2007, mientras que el gasto general en atención de la salud mental se mantuvo bastante estable (en 15.400 millones de dólares en 1998 y 16.000 millones en el 2007).

 Eso datos sugieren que hubo un aumento en la proporción del gasto en salud mental destinado a terapias farmacológicas.

“Esto muestra un giro enorme en la atención de la salud mental y no es necesariamente una buena noticia para muchos pacientes”, dijo el doctor Daniel Carlat, profesor asociado de psiquiatría de la Escuela de Medicina de la Tufts University y que no participó en el estudio.

“Lo que más me preocupa es que disminuyó un 20 por ciento la combinación de psicoterapia y fármacos”, dijo Carlat a Reuters Health. Ese tratamiento “integrador”, agregó, suele ser el más efectivo.

“Creo que hay algunos motivos para preocuparse”, coincidió el doctor Mark Olfson, profesor de psiquiatría clínica de la Columbia University en Nueva York y uno de los autores del estudio.

Se desconoce el significado de todo esto para la salud mental de los estadounidenses. Pero Olfson recomendó que los pacientes a los que se les receta por primera vez un fármaco psiquiátrico le pregunten al médico si existen tratamientos alternativos para su trastorno.

Eso es especialmente importante en las personas con síntomas leves. En general, dijo Olfson, los fármacos psiquiátricos son efectivos en pacientes con trastornos graves.

FUENTE: American Journal of Psychiatry

 

Grupo PCNE©

L.Schz

Derechos Reservados

Anuncios