8.3 millones de adultos pensaron en suicidarse el año pasado en EE.UU

j0401561Una encuesta nacional encontró que más de ocho millones de adultos de EE. UU. pensaron seriamente en suicidarse el año pasado y que los adultos más jóvenes eran más propensos a contemplar el suicidio.
Además de los casi 8.3 millones que pensaron en ello, 2.3 millones hicieron planes para llevarlo a cabo, y 1.1 millones en realidad lo intentaron, según un estudio del gobierno federal publicado el jueves.
Los hallazgos provienen de datos recolectados en una encuesta de 2008 a 46,190 personas a partir de los 18 años. Se trata de la primera encuesta científica nacional de su tamaño en examinar este problema de salud pública, según la Administración de Abuso de Sustancias y Servicios de Salud Mental (SAMHSA).
El estudio encontró diferencias significativas relacionadas a la edad en el riesgo de pensamientos, planificación e intentos suicidas. Por ejemplo, los adultos de 18 a 25 años tenían muchas más probabilidades (6.7 por ciento) de haber pensado en serio en el suicidio que los de 26 a 49 años (3.9 por ciento), y los mayores de 50 años (2.3 por ciento). Se encontraron disparidades similares en la planificación y los intentos suicidas.
Las mujeres tenían niveles marginalmente más altos de pensamientos y conductas suicidas que los hombres. Apenas 62.3 por ciento de los que intentaron suicidarse recibieron atención médica por sus intentos suicidas, mientras que apenas 46 por ciento de los que intentaron suicidarse permanecieron en un hospital una noche o más para el tratamiento por sus intentos.
El abuso de sustancias se asoció con un mayor riesgo de consideración, planificación o intentos serios de suicidio, mostró el informe. Las personas con problemas de abuso de sustancias tenían casi tres veces más propensas a haber pensado seriamente en el suicidio que las que no presentaban tales trastornos, con once frente a tres por ciento. Los que sufrían de trastornos de abuso de sustancias tenían cuatro veces más probabilidades de haber planificado un suicidio (3.4 frente a 0.8 por ciento), y casi siete veces más probabilidades de haber intentado suicidase (dos frente a 0.3 por ciento).
“Este estudio orece una comprensión mucho más amplia de lo ubicuo que es el riesgo de suicidio en nuestro país, y cuántos de nosotros nos vemos afectados en potencia”, advirtió el administrador en funciones de SAMHSA Eric Broderick en un comunicado de prensa de la agencia.
“Aunque hay lugares a los que pueden acudir las personas en crisis para buscar ayuda, como la Línea Nacional de Prevención del Suicidio [1-800-273-TALK], la magnitud de la crisis de salud pública revelada por este estudio debe motivarnos como país para hacer todo lo posible por llegar a, y ayudar, a los millones que están en riesgo, preferiblemente antes de que estén en peligro inmediato”, enfatizó Broderick.
Anuncios